Dos mil catorce guardado con bolitas de alcanfor.

¿Sabes que te digo dos mil catorce? Que no tienes ni idea de lo bien que me lo has hecho pasar, y sí, sin lugar a duda ha sido en el año que más experiencias he vivido, todas, todas. Las primeras veces y las últimas veces, de todas. Es así, porque esto es VIDA, y se le llama así porque todo empieza y todo acaba, pero ¿sabes que perdura? Perduran los recuerdos. Y todos los momentos que has vivido durante este año son para ti, solo para ti, asique guárdalos bien con bolitas de alcanfor, y que nadie intente pisarlos. Porque esos momentos nunca volverán, es como cuando añoramos ese verano, ¿sabes? Ese que dices: “Buah este año más y mejor que el verano pasado…” Pero que va, olvídate. Retenlas en tu mente, sí, pero nunca intentes superar algo, acabarás haciendo que pase todo lo contrario, porque querido amigo mío las comparaciones son odiosas.

Así que 2014 gracias por hacerme confiar, hacerme creer que algo es posible, entrar a la carrera que quería, hacerme sentir por alguien, gracias por estar un año más unida a mis amigas y a mi familia, gracias por darme tanto. Y aunque haya cosas que me hayas arrebatado, pues no te puedo culpar, porque nada es perfecto, nada es como queremos, y si ha sido así… estoy segura que es para mejor. Porque sí, porque me voy aferrar a ese “todo pasa por algo” (esa frase que últimamente mueve montañas).

Y a ti dos mil quince, ¿llego un poco tarde ya no? Que estamos a día 2 de enero y aún no te he pedido nada. Pero quiero que me hagas sentir muchísimas experiencias, por favor mantenme en una montaña rusa y hazme girar hasta echar todo lo que tenga dentro, muéveme. Hazme aprender más sobre la vida, aunque por favor, compórtate un pelín y no me des muchos palos, que esta que está aquí llora más que… ¡Ahh! y por favor, repárame de lo malo del 2014, utiliza lo que tengas que utilizar, pero repárame ya, eso no hace falta que lo guardes con bolitas de alcanfor. Asique por favor, compórtate 2015.

Tu amiga que te empieza a querer,

image