¿Predecible final?

     Apagué la odiosa alarma (¿cuántas entradas de blogs empezarán así?), lo típico, pienso “qué deje de sonar ya”, agarro el móvil, deslizo el dedo y se hace el silencio. Vuelvo a coger la sábana, me acurruco, y juro que es de los mejores placeres del día. Bueno, eso y cuando me acuesto por la noche.

Silencio. Silencio. Silencio.

Sigo con los ojos cerrados y pienso “bueno ya es hora de levantarse que hace cinco minutos apagué la alarma”. ¿Cinco minutos? Los cojones, media hora. Ostias. No llego.

Me levanté necesitándote tanto que hasta temí por mí. ¿En qué te has convertido María? ¿Por qué haces de él tu droga? Me aficioné a ti como si se tratara de un disco de Vanesa Martín, o  incluso de aquellos que solía hacer Malú (ya no, ahora me chirría escucharlos). Cuanto más se adentraba junio, más te necesitaba, cuando era Lunes ya ni te cuento, cuando veía julio asomando y por consiguiente el infumable agosto, sentía pánico de pensar “qué sería de mi sin ti”… Te convertiste en mi kriptonita. De un momento a otro mi felicidad mañanera dependía exclusivamente de ti, de tu calor, de tu olor, de saborearte parar saber que estabas aquí rellenando mi batería de energía, haciendo que volviera a conectar con el mundo, mi toma a tierra. Me acuerdo que antes no requería tanto de tu presencia, simplemente te olía, a veces te probaba aunque fuera una vez al día, pero sino te veía pues tampoco es que te echara en falta…

Pero ahora, pf. Ahora no sabes cuanto te necesito,

Gracias mi amado café.

(Venga, venga, quita esa cara y sonríe al menos)

IMG_0204

Anuncios

Felicidad ficticia.

No sé si me quiero más a mí misma o si quiero que me quieran más de lo que yo me quiero. ¿Me explico? Va a ser que no, ¿no?

Pues bien, creo que todos mis actos se mueven más por un sentirme querida por alguien, que por verdaderamente quererme yo misma. Y es que es muy difícil cultivar ese llamado “amor propio” porque no, porque somos esclavos de nosotros mismos, somos esclavos de juzgarnos día a día, y es que no podemos ver todos nuestros actos como malos, es decir, está bien que hagamos juicios propios de lo que hemos hecho mal pero también tenemos que contar lo positivo, y si todo en lo que me fijo de mí mismo es negativo, pues llegará un momento que tú mismo pienses ¿pero realmente tengo algo positivo? Y es normal, porque si nunca te has parado a pensar en las cosas positivas que haces, pues nunca fomentaras eso positivo, por ende nunca crecerás, porque se crece cuando aumentas de nivel las cosas buenas (y rectificas las malas, por supuesto).

Luego esto entra en la parte del amor hacia los demás (como no, María siempre hablando del amor), y es que creo que para estar “capacitado” para querer a otra persona y dar lo mejor de ti mismo, hay que quererse primero a uno. ¿Y por qué? Pues es muy fácil, si tú no te valoras, en una relación lo único que vas a mostrar es inseguridad; un acto que a priori” puede parecer de persona segura, por ejemplo: “hacerse el duro” realmente es un acto que muestra que no estás conforme a ti mismo, y quieres dar eso a mostrar una actitud de coraza por miedo a que te rechacen. Y sí, en un principio te puede ayudar, y no te lo niego, porque soy de las que me digo a mi misma “Tú siempre María, un pasito por detrás que él (en cuanto a sentimientos), que él no note que te gusta mucho, eh!”

Error.

Porque vale, puedes hacer que esa persona MOMENTÁNEAMENTE esté un pelín más detrás de ti. Pero a ver, esta “felicidad” (si quieres llamarla así) es ficticia. Porque realmente TÚ no eres así. Y cuando verdaderamente encuentres a la persona que te “pertenece” ahí dirás: vale, ahora lo entiendo. (Y eso que yo no lo he vivido nunca, pero ok).

Porque cuando una persona te quiere, esto va a sonar muy típico: “te quiere tal y como eres”. Procedo a desgranar esta frase. Si tú te muestras como realmente eres, vas a obtener el triple, porque la otra persona, para empezar le vas a gustar de un principio a fin, porque nunca te podrá decir: “es que has cambiado” porque no, porque te estarás mostrando desde un principio tal y como tú eres, ¿por qué cuando realmente se fija en ti? Cuando te conoce. Entonces, piensa un momento y plantéate lo siguiente: si me conoce y desde un principio le muestro tal y como soy, pueden ocurrir dos cosas: que no le guste o que le guste. Sino le gusto, pues ole tú, porque ¿para qué quieres conseguir a una persona que no le gustas? ¿Para qué ideas miles de estrategias (en plan, me hago la dura, le hablo pero no le contesto, ahora le digo que estoy conociendo a alguien, blablablá) si realmente esa persona no le gusta cómo eres tal cual? Y la otra opción es que le gustes, pues perfecto porque le has gustado siendo tú, y creo que no hay mejor forma de conocer a una persona y poder empezar a tener algo.

Otra cosa es que yo cumpla con lo que escribo. Así que ahí lo dejo por si a alguien le sirve para recapacitar.

image