¿Por qué juzgamos tanto a los demás?

Estamos constantemente poniendo pegas a los demás, esto si, esto no, no me gusta, que basto, que arriesgado que que que… ¿Qué?
No nos damos cuenta que cuando juzgamos a alguien nos estamos limitando a nosotros mismos. ¿Por qué lo que le gusta a una persona esta mal? Que no te guste a ti no quiere decir que esté mal.
¿Por qué tienes que imponerle tu a alguien lo qué tiene que gustarle?
Si te gusta creer en Dios, cree, si crees en las energías, cree, si te gusta un tipo de música escúchalo, no lo escondas, si te gusta vestir de una manera, hazlo. Vivimos con el miedo del qué dirán porque nosotros mismos somos los primeros que imponemos.

Aprende a no criticar tanto a los demás, deja que la gente sea libre, que haga lo que le de la gana, y toda esa energía que estabas utilizando, inviértela en ti.

Rodéate de gente que te quiera por cómo eres y que te respete.

IMG_0204

¿Y qué tal?

Bueno pues aquí acostada en el cuarto de mi hermano, que no está. Son las 0:45 horas. Miro mi blog. Y me acuerdo que había días que escribía. Hoy quiero escribir y no tengo ni puñetera idea de lo que quiero escribir, no me hago cargo de lo que lueda salir de aquí. Pero ojo, quiero escribir. Lo sé, estoy mal, muy mal. Y es que me he saltado muchos temas de los que quería expresarme profundamente, de eso que dices: “necesito soltar lo que pienso sobre esto YA”. Pues eso, pero que vá, no tengo tiempo, o más bien… Me hago creer a mi misma que no tengo tiempo. Si, yo creo que es eso. Es que llevo un mes acelerado, de esto que pasan los días y haces cosas, vas a clase, estudias, danza, blabla, pero vamos que luego pasa un mes y dices joder es que no he hecho nada productivo, y luego pienso, pero si sólo has estado estudiando María, y a veces, solo a veces, sales. Pero es que siento que todo ese tiempo que he pasado en casa estudiando no lo he aprovechado bien, no sé… A veces nos proponemos metas y cuando no las cumplimos es frustrante. Y cuando se te acumulan muchas cosas, pues más aún. No sé si a los demás les pasa igual. No sé para que lanzo esta pregunta, está claro que les pasa. Pero no sé, cuando te pasa en concreto a ti, piensas que eres tu el único que tiene el problema, y observas a los demás y dices JODER NADIE ESTÁ AGOBIADO. Pero yo se que esto es pasajero, y a veces hay que tener estos momentos frustrantesdébilesllamaloequis para saber valorar lo bueno que es mucho más bonito y espero que llegue ya. Porque cuando estoy feliz SOY BIEN, ¿sabes? haces las cosas y el nivel de productividad aumenta y terminas las cosas a tiempo, y cumples tus propósitos, y es que creo que al final todo se basa en la organización. Siempre me pasa lo mismo, comienzo algo y es en plan: va a ser así, así y así. Empiezo cumpliendo los objetivos “nivel profesional” (de esto que piensas: estoy que lo parto) y no sé como, empiezan a decaer sabes. Pero es que no decaen lentamente, no. Decaen. ¿De esto que te tiras por puenting? Pues igual (yo hablando del puenting como si lo hubiera probado), lo dicho que voy de nivel de productividad +100 a -1000. Y eso no puede ser señores. Así que, esta que está aquí se propone hacer todo lo que tiene pendiente YA. Y acabarlo. Y ser feliz. Y comer perdices. Y blablabla me voy a dormir. Ves… Si yo te digo que al final nunca acabo las cosas bien. ¡Buenas noches gente productiva!

 

En estado puro.

Soy así, soy cambiante, soy bipolar, soy un libro abierto, soy estacional. Mucha gente cree que estoy siempre sonriendo, que no tengo problemas, que solamente bromeo, pero no, los que me conocen saben cómo soy, saben que si me hundo… Me hundo, aunque no me suele pasar mucho, pero cuando me pasa necesito estar sola, no me gusta que me vean llorar y menos mi familia, no me gusta llorar delante de mis amigas porque lloran ellas también, sin embargo me encanta ese sentimiento de unidad cuando una está mal y la otra te da el mejor abrazo de tu vida. Me encanta. Detesto la gente que etiqueta, luego yo, muchas veces etiqueto, pero me encanta conocer a esa persona y saber que me equivoqué, que prejuzgue. Odio a mi hermano y a la vez lo quiero con locura. Mi nombre es lo más común que te puedes ver en todo el mundo, no importa el país, que allí donde estés habrán miles de Marías, aunque he de decir que no me veo con otro nombre, de pequeña dicen mis padres que quisieron ponerme María Paula. Solo digo una cosa: gracias por no haber sido así. Paula solo, sí, María Paula… Error. Tengo miedo a la soledad, os lo juro, tengo miedo a quedarme sola en la vida, tengo miedo a la muerte de familiares y amigos, podemos empezar a llamarlo: pánico. Adoro los reality show, os lo prometo, me encanta ver actuar a la gente y analizarlos desde casa, me encanta sentirme identificada en la tele al igual que me encanta sentirme identificada en los libros. Si empiezo una cosa, y me gusta, te puedo asegurar que la acabo al momento. Me encanta todo lo que tenga que ver con la investigación capilar. Les confieso que me paso horas y horas buscando en internet sobre la anatomía del pelo. Tanto es así que estoy en primero de farmacia, para poder llegar a ser tricóloga, ¿Qué coño es eso María?  Tricólogo: Experto en pelo. Pues sí, me encanta aconsejar sobre todo lo que tenga que ver con la cosmética. Adoro la biología pero mucho más la química, y ahora me podrás decir: tírate un tiro, pero no, es así me encanta saber por ejemplo por qué un exceso de sodio en sangre te puede producir un aumento de la tensión arterial. Me encanta la moda, no la sigo, pero me encanta…Bueno, miento, la sigo a ratos. Me enamoro muy fácilmente, la otra persona nunca lo notará, mis amigas han empezado a etiquetarme como la niña de la psicología inversa, os lo juro puedo pasarme horas y horas pensando en esa persona en casa, pero nunca se lo demostraré, odio no saber demostrar los sentimientos cuando HAY que demostrarlos. Soy muy sensible a todo, si me haces daño con alguna palabra, algún gesto, a priori puede que me haga la loca, deja que llegue a casa para que veas como me como la cabeza cuarenta mil veces para saber por qué diablos hizo tal cosa o por qué demonios dijo equis cosa. JODER desde aquí les digo a todas esas personas que se corten un poquito, que las palabras duelen ¿vale? No tengo oído, mi padre lleva toda la vida burlándose por mi voz afónica al cantar, es aterrador, los agudos los llevo muy mal, y eso que de pequeña quería ser “artista”, así tal cual, artista, todo esto fue hasta que me oí. Olé tú peque. Soy una romanticona para la música, no me preguntes sobre los éxitos del momento, pregúntame sobre Joaquín Sabina y Serrat. Aquí confieso que he llegado a llorar viendo a Serrat cantar por la tele, son los dos únicos compositores con los que se me eriza la piel. Desde los 3 años estoy en ballet clásico, y no puedo dejarlo, me es imposible. Una de mis pasiones frustradas es el teatro, estuve en teatro un año pero tuve que dejarlo por estudiar, ya eran muchas cosas. Pero adoro actuar. Me encanta imitar a la gente, me encanta simular otros acentos, el argentino sobre todo. Quiero aprender italiano simplemente por puro placer, pero ojo, el inglés lo llevo por bandera. Me apasiona bailar con alguien que sepa, y si hay alguien que sepa bailar salsa, vámonos ya para pista. Y si, remitiendo a mi entrada sobre el “postureo”, adoro sacarme fotos. Adoro conservar los momentos y recordarlos luego. Así soy (este post es un tanto alocado, así que vamos a parar de escribir YA. Ah por cierto, acabas de adivinar una cosa sobre mí, sin yo decírtela: adoro escribir.

image